UNA PEQUEÑA MUESTRA ALEATORIA DE LOS BLOGS QUE AQUÍ ENCONTRARÁS... Haz click aquí para cambiar esta selección.
Si coinciden las 3 imágenes no lo dudes... ¡Es tu día de suerte! Corre a comprar lotería e inscribe tu blog aquí.
ÚLTIMAS ENTRADAS
TODOS LOS BLOGS
PUBLICAR NUEVO BLOG/ARTÍCULO
LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Prisciliano y la falsa tumba de Santiago

Anchor words / URL - enlace
Descripción

1 comentario:

  1. Según los trabajos de investigación propios, coincidentes con los autores mencionados, la realidad del Monte Solar Libredón de la Gallaecia Astruorum, es que dicho monte, hoy Santiago, tiene una gracia superior a la misma Meca, e incluso mayor a la de Roma. Pero dicha gracia al ser propia del Obispo Prisciliano, Roma lo declara hereje, y las edificaciones que en dicho monte existen - se derriban y se prohíbe la creencia solar de Prisciliano.

    La gracia del Libredón es la gracia solar de los lugares bendecidos, que dan a los hombres que los hacen suyos la prosperidad. Gracia que Abu-Kasim hace suya apoderándose de la Meca, y de cuya gracia parte para conquistar el Imperio romano.

    Pero al crecer la creencia de Abu-Kasím, Muammad par sus seguidores, Mahona para los cristianos, Roma se ve obligada a recuperar un Santuario que a la Meca se oponga. Recuperando el Libredón Solar, dedicándolo al Apóstol Santiago, siglo IX. A partir de cuyo momento la gracia de los musulmanes se pierde y de nuevo la ganan los cristianos, recuperando Jerusalén y expulsando a los moros de España.

    A todo lo acontecido se le puede dar la explicación que se quiera, atea, cristiana, musulmana. Pero la realidad es la que es, y los hechos no se pueden negar. Si bien la historia cada cual la escribe a su conveniencia.

    Pero se escriba lo que se escriba, de ser cierto que Santiago fue al Libredón, bien vivo o muerto, la iglesia cristiana tendría que revisar su teología. Pues lo que el Libredón es no casa con lo evangélico que del cristianismo se muestra. A no ser que el cristianismo original no fuera tal como después se empeñaron que fuera.

    Lo que nadie puede negar es la gracia solar del Monte Libredón, hoy Santiago; gracia original anterior a las creencias.


    So. Andrés Castellano Martí.

    ResponderEliminar